Conoce a Lorena Albertazzi
Voz Profética / Iglesia Monte de Sión
Peciones de Oración / Monte de Sión
Se parte de algún grupo de Monte de Sión
Siembra en Tierra Fertil /Monte de Sion
Recursos del Modelo de Jesús / Monte de Sion You Tube You Tube
You Tube You Tube Facebook Twitter Twitter twitter Pastora
DEL REINO DE LAS TINIEBLAS AL REINO DE DIOS

Debemos ser trasladados del Reino de las Tinieblas al Reino de la Luz para ser consolados y gustar de la felicidad que solamente Dios puede darnos; así dice la palabra de Dios en I Pedro 1:18 al 22: “…sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios. Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu…”, lo que sucede al ser humano es que cuando pasa de la cultura del reino de las tinieblas a la cultura del reino de Dios y de  la luz, en ocasiones,  se trae prácticas del reino anterior, estas prácticas van despareciendo únicamente a través de:
1.        El arrepentimiento: Que viene como fruto del anhelo y del deseo de obedecer a Dios.  Pues cuando usted quiere vivir en obediencia a la verdad, el Espíritu de Dios viene sobre su vida y le fortalece para que usted logre ser selectivo y pueda identificar que conductas agradan a Dios y qué conductas le separan de Él.  Entendamos que el cristianismo no es un asunto de palabras, sino que es un asunto de hechos y de acciones y que nuestra vida es exactamente el reflejo de la presencia de Dios en nuestros corazones.  Para mostrar mi cristianismo, debo reflejar a Dios. Si Dios está operando en mi vida debe reflejarse en mi actuar.
 

2.       La santidad:  Entendemos por santidad el ser separados y apartados para Dios, el vivir lejos del pecado, el temerle a Dios para alejarnos de todas la cosas que la Palabra de Dios nos indica que en el “Reino de Dios” no nos son lícitas y debemos tomar decisiones, porque nosotros no nos pertenecemos, pues hemos sido comprados por precio, no podemos hacer, como decimos popularmente: “lo que nos da la gana” porque tenemos dueño, hemos sido comprados por el precio de la sangre de Cristo, así que, ya no nos pertenecemos, antes tampoco nos pertenecíamos, pues éramos gobernados por el Diablo; pues cuanto más ahora permitamos que Dios gobierne nuestras vidas y que Él nos traiga sanidad, libertad y restauración. 

Puedes leer esta enseñanza completa en nuestra sección de estudios.

 

Pastora Lorena Albertazzi B.

Horarios de Cultos de Monte de Sión